El tacacá de la Región Norte


Si has estado en alguno de los estados del norte, seguramente has probado este manjar. El tacacá es un plato muy conocido y probado en la región amazónica brasileña y se basa en un caldo fino hecho con chicle de mandioca. En ella también se agregan langostinos, tucupi, que es un jugo extraído de la raíz de la mandioca, y jambu, una hierba regional que causa un ligero entumecimiento en la boca.

El plato, que hoy está tan presente en la vida de los norteños, se origina en la cocina indígena, especialmente en el estado de Pará, una de sus características más rústicas es que incluso hoy en día se sirve tradicionalmente en calabazas, contenedores naturales hechos de la fruta del cobertizo.


Para tomar el tacacá -no se dice que coma tacacá, ya que es un tipo de sopa- uno no usa cubiertos. Como hicieron nuestros hermanos indígenas hace siglos, simplemente pon tu boca en el borde de la calabaza y deja que el líquido caliente se caiga. El camarón y el jambu se pescan tradicionalmente con un palo de madera.

Al ser tan famoso y tan querido, no será difícil encontrar el tacacá en cualquier ciudad de la región.

Las tacacazeiras, como se les llama a las mujeres que producen y venden este plato, construyen puestos en las calles y también hay quioscos y restaurantes que lo ofrecen en sus menús.

Probé el tacacá cuando visité Rio Branco, en Acre. Allí, como en otras ciudades de la Región Norte, es común saborear este plato típico al final de la tarde con amigos mientras se conversa. Vea la receta completa.